Consejos para los días de calor

En verano, cuando la temperatura de los termómetros se dispara, a veces resulta muy difícil salir a pasear con nuestro caballo, por eso, os traemos algunos consejos para que podáis disfrutar con tranquilidad de vuestro animal sin temor a las altas temperaturas.

Hidratación

Podemos comprobar si nuestro caballo está bien hidratado congiéndole un pellizco de piel y si vemos que vuelve en unos instantes, nuestro amigo está en perfectas condiciones. Para conseguir que no llegue a los niveles de deshidratación, debemos seguir los siguientes pasos:

Tener una fuente de agua con total acceso, que esté limpia y fresca.
Aumentar el forraje y dejar pastar con más frecuencia.
En caso de estabulación, disminuir el pienso y añadirle salvado con agua (ayudará a una mejor digestión).
Aportar algún complemento como las piedras de sal (recomendamos las del Himalaya ya que son las que más pureza tienen) y electrolitos. Ya que con el sudor, el caballo pierde sales minerales.

Ejercicio

Los caballos se agotan mucho antes al mismo tiempo que les cuesta recuperarse. Por ello, debemos intentar montar a primera hora del día o del anochecer. El calentamiento sería recomendable con más tiempo de paso por una zona sombreada, en los aires superiores entre el trote y galope y hacer una pausa hasta recuperar al caballo de nuevo. No alargar mucho la jornada en el día caluroso ya que el caballo estará más pesado en las piernas y podrá llevar a discusiones entre el binomio, pudiendo retroceder en el ejercicio de días anteriores.

Para finalizar el trabajo, debemos pasear hasta que nuestro caballo respire normal (si es posible en zona sombreada como en la foto que os muestro a continuación)

Duchar al caballo

Es muy importante no sacar al caballo de la cuadra y ducharlo entero directamente, ya que eso puede llevar a cólicos o a problemas con su sistema músculo-esquelético. Es mejor comenzar por las extremidades y luego seguir con riñones y dorso con la ayuda de una esponja húmeda para que se aclimate de forma paulatina. Si ha realizado trabajo, sin problema se puede duchar entero, comenzado como anteriormente hemos nombrado.

Es conveniente que tenga espacios con sombras donde pueda estar más fresco. De igual manera, cuando está en el establo es recomendable que en los pasillos haya alguna ligera corriente que remueva el aire interior de forma constante.

No nos olvidemos de la manta antimosquitos. Ligera, transpirable y confortable para que los insectos no acribillen a nuestro amigo.

Con estos breves consejos, esperamos que tu caballo sobrelleve mejor las altas temperaturas que tenemos este verano. Asímismo te invito a que pinches en este enlace y conozcas otros cuidados necesarios  relatados por nuestra compañera Iris Moreno. Muy interesantes.

Y si con tanta calor, decides irte a la playa… conoce las playas donde pasear con tu caballo. Una experiencia inolvidable. ¡Os lo aseguro!

Para más información podéis dejar un comentario o visitar nuestro catálogo de Equitación.

¡Un abrazo jinetes!